ver fotos

Click para ver fotos

DEJO GALICIA POR UNOS DIAS

 

2009/05/05

Ayer tarde llegué a Valencia en un vuelo procedente de Santiago, desde que he cambiado de vida ya tenía un poco olvidado eso de volar, María me espera en el aeropuerto, aunque ya no hemos quedado con los amigos valencianos por las altas horas de mi llegada.

El miercoles María se ha tomado el día libre que aprovechamos para irnos a Gandía en tren.

En la estación nos espera mi amigo Juanjo, que pasa unos días de vacaciones en la veraniega localidad, coincidiendo que por aquí tienen su reciente residencia unos buenos amigos de la Taberna del Puerto, Biziberri y Graci, les llamo para vernos y echar un vistazo a ese barco que han comprado hace poco.

Nos encontramos en una céntrica calle de Gandía y tras las presentaciones, nos trasladamos al puerto pesquero, donde se encuentra amarrado el Papillón, un viejo Amel 38, al que Iñaki le está devolviendo todo su explendor de antaño, con la idea de en un futuro no muy lejano, perderse por los mares del sur.

Luego recogemos a Maribel, la mujer de Juanjo y Luchi, una amiga y nos vamos todos a comer a Molí Canyar, un viejo molino habilitado como restaurante muy típico, a unos kms de Gandía, donde degustamos un bufett muy bueno.

El tiempo pasa inexorable con lo que hemos de volver para Valencia y atender otros compromisos. Juanjo nos deja de nuevo en la estación y tomamos el tren de regreso. Pasamos por casa y a las ocho de la tarde asistimos a la mini quedada-cena, que todos los meses celebran los cofrades valencianos de la Taberna del Puerto. En esta ocasión hemos estado una decena de cofrades, Pik, Piloto Ojo Tuerto, Gilinas, Libertyenlamar y algunos otros, en el mismo restaurante que hace seis meses conocí a María.

El jueves a medio día, comemos en casa cuando María llega de la consulta y sin perder tiempo salimos hacia la Rioja, cuatro horas de cómodo viaje para llegar a destino, Arnedillo, donde este fin de semana se celebrará el 2º Zafarrancho de Port-Arnedillo, una fiesta quedada de la Taberna, que ya se está consolidando como una de las mejores que se celebran a lo largo de la geografía tabernaria.

Arribamos a Arnedillo, poco después de que lo hayan hecho Rocío y Cesar desde Madrid donde se han encontrado, una procedente de Galicia y el otro de Sevilla. Somos los primeros asistentes como tal disfrutamos estas primeras horas en petit comité


Viernes 8

Por la mañana, aprovechando la cercanía, nos vamos para Lodosa, nos acompañan Rocío y Cesar, donde gestiono la localización del terreno que nos corresponde tras la concentración parcelaria, realizada años atrás. Visto lo que hay, compramos unas chuletillas de cordero, en la localidad navarra y nos vamos para Agoncillo, donde también hemos quedado con Rafa y Nieves, procedentes de Madrid, estos me han traído los libros derroteros de Polinesia, Chile y Brasil, que les encargué, todo un detalle el habérmelos regalado.

Preparamos la chuletada al sarmiento en la bodega los seis, pasándolo estupendamente, para volver para Arnedillo una vez hemos tomado café en el restaurante El Molino.

Los cofrades tabernarios ya van llegando para la KDD de mañana, cenamos casi 30 personas en el Cañas y nosotros no nos quedamos a tomar copas, yéndonos a casa, que lo nuestro no es la noche en tierra.


Sábado 9

Sin prisas quedamos con Rocío y Cesar para ir a ver la huellas de dinosaurios de Enciso, poco más de una hora nos ha llevado visitar los dos yacimientos, bajamos de nuevo a Arnedillo a tomar el aperitivo y siguen llegando cofrades, lo hacen Eduardo y Loli, comemos casi todos de nuevo en el Cañas, como ayer expléndidamente y por la tarde nos vamos a comprar sandalias a los almacenes de Arnedo, preveyendo calzarlas practicamente a diario durante mucho tiempo por las cálidas aguas tropicales.

De vuelta un reposo en casa y prepararnos para la cena.

A última hora de la tarde, llegan los últimos cofrades Xavi con Lena, Pardela, su marido, Hans y Mundo Redondo.

Poco después de las 21h todos a la mesa, en total estamos cerca de los 45 cofrades y cuando ya hemos empezado la cena llegan Kike y Maite. Como siempre la comida exquisita, y abundante hasta no poder más, casi con el café en la mano hemos de meter un poco de prisa ya que los músicos, contratados por Carlos, ya han empezado a tocar y no es cuestión de hacerlo sin auditorio.

Carlos me nombra maestro de ceremonias para hacer una queimada en la que no ha de faltar el conxuro, muchas risas y un poco escaso el brebaje.

El baile continúa hasta altas horas, con sevillanas, cantantes improvisados , pero María y yo sabemos retirarnos con tiempo suficiente de no caer en la vorágine de las copas, a barra libre.


Domingo 10

Nos levantamos más o menos como todos los días, quedamos con Cesar y Eduardo para traspasar a su coche, la vajilla que me ha traído desde Sevilla, para equipar como dios manda el Bahía las Islas.

Nos vamos despidiendo de los cofrades que ya están listos también para marchar, de Piedi y Carlos y después de comprar unas borrajas en la tienda de siempre, salimos para Valencia.

Cuatro horas de viaje a Valencia con una paradiña en La Almunia a comer y después de aparcar el coche, hacemos una visita a la madre de María para conocernos, una mujer que se la nota con un buen porte, a pesar de los años y la inteligencia de una persona con amplia cultura.

El resto de la tarde, la pasamos en casa, con el cariño de una pareja que no va a verse hasta dentro de casi un mes.


Lunes 11

Hoy María no trabaja por la mañana, quedamos con Jose María para ir a comprar un ordenador y disco duro, luego goma para juntas y volvemos a comer a casa, ya que para las 2 de la tarde hemos de ir al aeropuerto.

En Santiago me espera Rocío, que ha llegado desde Madrid y su padre nos ha venido a recoger.

Al llegar al Bahía, veo la capota ya acabada, y los demás encargos que me han traído


 

 inicio  anterior

 Página actualizada 20090607