ver fotos

Click para ver fotos

SEGUNDA REGATA RIANXO

 
2009/04/25 Sábado

 
Desde primera hora continúo alijerando cosillas de aquí y allá, pequeños utensilios que voy dejando en bolsas a pie de pantalan.

A medio día, tal como habíamos quedado, va llegando la tripulación, primero Jacobo, luego José con Rocío II y Jaime, un amigo de José, Rocío que como todos los sábados tiene clase de patrón, irá a Rianxo por tierra, también con Jaime.

Como el sábado pasado, preparo unos bocadillos para comer antes de la regata y poco después de las doce y media largamos amarras.

El día se presenta poco más o menos como el de hace una semana, nubes y claros con brisa moderada del Noroeste. Izamos mayor nada más salir del puerto y en el stay aparejamos el génova de carbono, igual que el otro día, izandolo sin dificultades rumbo a Rianxo.

Antes de llegar a la isla Benencia en las inmediaciones de punta del Chazo, mando preparar el spi, el viento ha caído un poco y no nos podemos demorar demasiado. Jose, que ya lo tiene tomada la medida, lo prepara en pocos minutos, izamos y volvemos a navegar por encima de los seis nudos, entre las bateas del Chazo.

En una hora arribamos a Rianxo, donde nos aguardan Rocío y Jaime, con las instrucciones de regata y el numeral de la misma, esta va a ser el recorrido 3, de 13 millas, boya de desmarque, señal del Xeixo, en las inmediaciones de Villanueva de Arosa, Moscardiño, Ter, Xeixo de nuevo y llegada.

Media hora antes de las 3 de la tarde, salimos al campo de regatas, me gusta controlar la situación con tiempo suficiente, reparto los puestos a la tripulación, Jose a la proa, Rocío II en el piano, Jacobo y Jaime a las escotas de génova y Rocío a la banda, esta vez ya no tenemos problemas con el enrollador que tuvimos la semana pasada, he sustituido la driza, que era la que daba problemas, por una de las drizas de spi.

La embarcación del comité de regatas se está situando al fondo de la ensenada de Rianxo, allá vamos, a controlar el lado favorecido, pero la línea está bien situada al viento, así que la salida la haremos como es habitual, amurados a estribor por el lado del comité.

Desde que llevo regateando en la ría, me doy cuenta la calidad de los regatistas, pero me llama la atención lo poco agresivos que son en las salidas, un día más, faltando un minuto para la salida, la flota anda desperdigada a lo largo de la línea, con bastante sotavento perdido, solo tres o cuatro barco lo hacemos cerca del comité y sin demasiado compromiso.

No es que haya hecho hoy una magnifica salida, ya que he llegado un poco tarde a la línea, pero enseguida he virado y poco después un role del flojo viento me ha favorecido para situarnos a la cabeza de la flota, solo el Ráfagas nos sigue, mantengo el bordo hacia la punta de Leixón, mientras el grueso de la flota lo hace por la otra banda, pero vemos con satisfacción como poco a poco van perdiendo presión, en tanto que nosotros y el Ráfagas avanzamos hacia la boya de desmarque, con roladas continuas, pero navegando a tres nuditos.

El poco desplazamiento del Ráfagas, un Dufour 34, hace que nos sobrepase con esta brisa y supere por delante nuestro la boya en la ajustada ceñida que hemos llevado.

El nuevo rumbo es directo a la señal del Xeixo, antes hemos de superar la punta Fontenla, la navegación es a un descuartelar, aquí la eslora del Bahía, se impone al Ráfagas y nuevamente sobrepasamos al Dufour, pero hemos de estar muy atentos a las roladas de más de sesenta grados de la inestable brisa, incluso se impone la izada del spi ligero. Mando a Jose que cambie la maniobra y se prepare para izarlo, pero no lo hago a pesar de que por atrás ya lo han hecho algunos, voy a jugármela con las roladas y de momento nos está saliendo bien, estamos tomando una ventaja de media milla al resto de la flota, e incluso el Ráfagas ha perdido nuestra popa, enfarragado con el spí.

Superamos la punta Fontenla y al otro lado el viento es franco de doce nudos y a un descuartelar, ideal para nuestros intereses de poner agua de por medio. Mantenemos una abrumadora ventaja con el resto de contrincantes, además los dos más próximos a nosotros no son de nuestra clase, esto nos da aún más satisfacción.

Las cinco millas que nos separan del Xeixo las recorremos a velocidades cercanas a los 8 nudos, en algo menos de 45 minutos. Una vez que la viramos hemos de ceñir hacia el Moscardiño, poco más de una milla, a partir de aquí ya vemos que el Corsario comienza la remontada como es habitual en él, hasta el Ter otra milla y media y casi nos ha recortado toda la ventaja.

Viramos la señal, situada junto a la isla de Arosa en primer lugar, tres esloras por delante del First 45, pero con el viento por la popa, se que no va a navegar más rápido que nosotros, todo lo que gana en la ceñida, luego en rumbos portantes no es capaz de rematar.

Esta vez hemos izado rápido el spi, hacemos un rumbo para tomar el viento por la aleta y trasluchar después, navegamos los dos barcos más grandes de la flota en paralelo, el resto muy atrás, esta regata no se nos puede escapar si no hacemos ningún desastre en las dos trasluchadas que nos quedan por efectuar.

Nos preparamos a la primera, la realizamos y lo que me temía casi se consigue, un buen lío con el spi enrollado en el stay, nos faltan manos para ocuparnos de todo, pero al final se consigue poner todo en orden, ya recompuestos, navegamos en la estela del Corsario, no nos ha sacado mucho, solo tres esloras.

El Xeixo en la proa, vamos a ver si la siguiente trasluchada la hacemos mejor, rebasamos la señal y allá vamos, popa cerrada y maniobra rápida, bastante mejor que la anterior, ahora si que tenemos media victoria en el bolsillo.

Nos internamos de nuevo entre las bateas, tratando de ganar todo el barlovento posible, en un intento de desventar al Corsario, que nos mantiene las tres esloras.

Al través de punta Fontenla el viento se ha cerrado un poco más, estamos mejor posicionados que nuestro rival, pero su spi aguanta mejor que el nuestro, con lo que nuestra ventaja no es tal. A la vista de la meta la brisa se hace inestable, hemos tenido un parón momentáneo lo que aprovecha el Corsario para distanciarse un poco más, pero no nos preocupa, solo nos ha sacado poco más de un minuto en meta y por atrás los spis se ven muy lejos.

Recogemos velas tras felicitar a la tripulación y amarramos al pantalan donde lo habíamos hecho anteriormente.

Hemos de esperar más de hora y media a que lleguen los barcos más pequeños y esperar que se realice la clasificación final.

Rocío nos trae la noticia; primeros en la regata de hoy y subimos al segundo puesto en la general, desbancando al Sagar V, Bien, satisfechos con lo conseguido pero traemos al recuerdo, aquella mala maniobra en la primera regata, del pasado sábado que nos hizo perder tantos minutos y que casi con toda seguridad nos hizo perder la victoria absoluta.

Recogemos el trofeo de segundos en la clase regata y después de los pinchos ofrecidos por la organización, soltamos amarras rumbo a La Puebla, con un aguacero pisándonos los talones y que por poco no nos ha cogido.

 inicio  anterior

  Página actualizada 20090520