ver fotos

Click para ver fotos

TRIUNFO EN LA REGATA CONGALSA

 

2009/03/28 Sábado

    Como se había previsto, amanece un día ventoso y fresco, con nimbos no demasiado compactos, que corren rápidos de norte a sur.

A primera hora saco del Bahía los últimos kilos de peso extra y dejo las pocas cosas que quedan en el interior, perfectamente arranchadas. Fuera, también he dejado todo listo, he sacado del pañol de velas el foque autovirante de kevlar y lo he trincado a cubierta, para izarlo en el momento oportuno. A la mayor la he pasado el segundo rizo, por si fuera necesario utilizarlo.

He quedado con Jacobo y Nico para salir hacia Ribeira a las 12h, con tiempo, ya que las regatas por estos Lares, los sábados, comienzan a las 15 horas y hemos pensado en comer algo, allí mismo antes de la salida.

Nico es la persona más solicitada del náutico, así que pasada media hora de la hora establecida, hay que ir a buscarlo al club, poco después los tres abordo salimos sin dilación, fuera está soplando algo más de 20 nudos, izamos en el mismo puerto comercial, la mayor con un rizo y ponemos rumbo a la cercana villa marinera de Ribeira, de la que nos separan escasamente cinco millas, eso si, por el camino más corto, navegando entre las bateas de mejillones, saltándonos todas las marcas señalizadoras de bajos, siendo el recorrido habitual de los lugareños, entre las dos poblaciones arosanas y que ya conozco casi como ellos.

A la altura de punta la Corna es necesario trasluchar, pongo a Jacobo que se encargue de controlar la mayor, en el momento que pase de una banda a otra, pero al hacer la maniobra, los más de 25 nudos que soplan ya, No ha dado tiempo a recoger escota y el castañazo ha hecho que salten los remaches del cáncamo de arraigo de la mayor, con lo que este se ha movido en su carrilera, bajo a botavara, pequeña a vería que hay que reparar en cuanto amarremos en Ribeira.

En el club ya nos espera Rocío y Loli, la mujer de Jacobo y el resto de la tripulación que nuestra “contramaestre” nos ha buscado, Fito, Fernando y Emilio tripulantes del Chispetren, ya que hoy no navegan con su patrón.

Mientras Nico, va a por algunas herramientas que me faltan, por afán de aligerar pesos, Loli, prepara el tentempié con que nos ha deleitado, reparamos en un momento el desperfecto y a las dos y media salimos al campo de regatas, cuya salida se dará en las inmediaciones del puerto y que consta, según las instrucciones, de un recorrido entre boyas señalizadoras de canal, Castro, Moscardiño, Ter, Castro de nuevo y Meta, en total 20 millas.

El viento sigue parecido, 25 nudos, mantengo el rizo a la mayor, cuando quedan 15 minutos antes de la hora para la salida, mando izar el foque en el estay de proa, nos ponernos a navegar a vela y hacer unos bordos para que la tripulación se habitúe a la maniobra del barco, aunque al llevar el auto-virante, los quehaceres se reducen bastante, solo que para evitar lo ocurrido en la venida, para trasluchar la mayor coloco a dos tripulantes y aún así cuesta su control.

Puntualmente a las 15h se da la atención, 17 barcos en la línea de salida. Primer error por mi parte, con las prisas por situarme en posición, he confundido la tecla del cronómetro y he perdido la referencia exacta del bocinazo, 5, 4, 1minuto y salida.

Claramente veo que la parte favorecida es el lado opuesto del barco del comité, allí me sitúo y quedo un poco confundido en el momento de tomar la salida, porque aunque la referencia que llevo en el cronómetro es aproximada, no tengo duda de que la salida se ha dado, pero extrañamente somos los primeros en tomarla, eso quiere decir, que todo el mundo anda despistado.

Sin oposición alguna, nos situamos a la cabeza de la flota, con el Santana’s, un Dufour 34, a medio centenar de metros de nuestra popa, ciñe algo menos que nosotros y viene un poco más rápido. Antes de que me comprometa la virada, me anticipo en hacer la mía, como el auto-virante tiene la ventaja que apenas se detiene el barco, pasamos por delante de su proa con soltura y vamos a boya de desmarque de un bordo.

Viramos y abrimos velas, de momento no tengo intención de izar spi, quitamos el rizo que llevamos puesto y ajustamos el barber del foque para adecuarlo al rumbo de aleta, con el viento en algo más de 25 nudos desarrollamos una velocidad cercana a los 9 nudos. El Santana‘s, en principio tampoco hace amago de izar spi, pero viendo que pierde distancia, con respecto a nosotros, pronto adivnamos en su proa movimiento para izarlo, lo hacen sin problemas ante la dificultad de la maniobra y pronto recuperan velocidad y distancia, por contra al resto de la flota la vemos bastante alejada.

Navegamos hacia la primera baliza, la del Castro, el Dufour 34 navega muy bien, y nos viene recortando por estribor, intentando orzarnos, pero si quiere pasar lo tendrá que hacer por sotavento, así se lo hago entender y finalmente opta por ello. Le cuesta adelantar por nuestro desvente, pero finalmente la potencia de su spi se impone y logra revasarnos.

Nos acercamos al Castro con rapidez, pero hay que trasluchar, nosotros sin spi lo hacemos sin dificultad, ellos tienen algún problema pero lo resuelven rápidamente, se impone una nueva trasluchada para dirigirnos a boya y es donde el Santana’s ahora si que se ha liado con el spi y toda la ventaja que nos habían tomado, la pierden con rapidez, entrando en boya con una ligera desventaja de 3 esloras con respecto a ellos.

Iniciamos la remontada hacia la nueva baliza, la señal de Moscardiño, ahora de nuevo a ceñir con alrededor de 30 nudos de viento aparente, tomamos de nuevo el rizo a la mayor y toda la tripulación a la banda, navegamos rápido y con buen ángulo, aunque por detrás el Corsario (First 45s5), impresiona su remontada, ganando mas barlovento que nosotros y navegando más rápido. Más atrás, el competitivo Viajes Atlántico (Ro 33) mantiene el tipo sin perderdemasiada distancia con su predecesor,

Fito, que conoce bien los entresijos de la navegación por la ría, me aconseja navegar por la margen derecha, una vez hayamos rebasado la Isla Rua. Como llevamos una escora considerable, mando que se prepare toda la tripulación, especialmente la femenina para pasar de banda con celeridad y no perder arrancada, la maniobra es sencilla con el auto-virante, y pronto nos ponemos de nuevo a la otra amura, la de estribor.

En la radio se oye que el Carter 42, el otro de los grandes, que en principio iba a ser rival directo, ha roto la timonería y se dirige a puerto con caña de fortuna .

Por babor viene el Corsario muy rápido, desde lejos intuyo que va haber compromiso, él ha ganado mucho barlovento y nos ha recortado toda la distancia que le llevábamos, a media docena de esloras del cruce, ya veo que va a tener que virar o ceder el paso, pero no le veo intenciones, el está convencido de que pasa, pero yo veo claramente que no, le grito estribor, cuando se preparan a virar ya es demasiado tarde, tengo que meter timón bruscamente para evitar la colisión, le indico que protesto, por no respetar mi estribor, con lo que ya estaría descalificado. Enseguida vuelvo a virar para seguir al rumbo de ganar la margen derecha de la ría, hasta que nos de margen de dejar el bajo de las Touzas por babor.

En la nueva virada, comprobamos que ha sido muy rentable este bordo, a pesar del incidente, ya que tanto el Corsario, como el Santana’s han quedado bastante atrás. Nuevo bordo para no separarnos demasiado de la orilla derecha, pero el Corsario, que sigue navegando muy rápido y con buen ángulo, casi se nos echa de nuevo encima.

A partir de aquí, ya da el rumbo para montar Moscardiño, que más o menos vemos su ubicación a un par de millas. Marcamos a nuestro rival que hacemos un rumbo parejo, aunque él lleva una puntita más de velocidad, pero no la suficiente como para que se nos escape.

Al superar la punta e Cabío y adentrarnos en la dársena de la Puebla, el viento se refuerza hasta los 35 nudos y quizás más, opto por tomar el segundo rizo y navegar más relajados, aunque no perdemos velocidad. El Corsario, que incomprensiblemente va con todo el trapo arriba, tiene serias dificultades y le recuperamos algo de terreno y por atrás el Santana`s ha roto el génova. Nico el más adelantado haciendo banda, aguanta impasible los rociones que de vez en cuando salpican la proa.

Alcanzamos Moscardiño poco después de que haya virado nuestro predecesor, ahora nos dirigimos a la baliza Ter, una verde que señaliza unos bajos frente a la isla de Arosa, quitamos el segundo rizo aunque el viento sigue siendo muy fuerte, volamos constantemente por encima de los 9 nudos. Delante vemos que el Corsario se ha ido de rumbo, algún problema deben de tener que se disponen a arriar el génova, no nos ha extrañado porque el exceso de vela, finalmente lo han pagado, más tarde nos explican que han roto el puño de amura de su genova.

Ahora navegamos en solitario a la cabeza de la flota, sin los dos enemigos directos, distanciándonos aún más de Santan’s y Viajes Atlantico, que nos persiguen.

Un chubasco, hace que el viento refresque un poco más, vuelvo a tomar el segundo rizo, no quiero que nos pase lo que a nuestros rivales, aún así volamos sobre la marejada que el viento está comenzando a formar, 11,5 nudos ha registrado el GPS en uno de esos acelerones subidos en la ola, el rumbo es directo, de nuevo a la boya del Castro, pasada la Rua vuelve a bajar el viento y quitamos el segundo rizo, ya estamos llegando a la última de las balizas, preparamos el aparejo para la ceñida que nos queda hasta meta.

Las últimas dos millas las hacemos en tres bordos y cruzamos la meta con la satisfacción de ser primeros, no haber tenido ningún percance y ninguna rotura, todo perfecto, el que hayamos ganado o perdido, en tiempo compensado, ya no tiene mucha importancia, aún así al Santana’s le hemos sacado casi 11 minutos y a continuación cruza la línea el Viajes Atlanticos, al que alguna cosa le ha debido ocurrir en el tramo de ceñida, porque le habíamos que venía tras de nosotros.

Recogemos toda la maniobra y merendamos lo que nos ha traído Loli, luego vamos al Club donde se nos ofrece un lunch y a continuación se realiza la entrega de trofeos.

Y...... en primer lugar de la clase regata, Bahía las Islas, de Angel Viana, allí que salimos a recibir el trofeo a la primera regata que gana el Bahía, satisfechos nos fotografiamos con el trofeo, las fotos para el recuerdo y la felicitación de los rivales.

Nos vamos satisfechos de haber pasado una jornada memorable y hasta la próxima.

 

   inicio  anterior