ver fotos

Click para ver fotos

  

   LA VUELTA A ONS

 
2009/03/25   miercoles

 

Después de los quehaceres matutinos de todos los días, desayunar, darme una ducha, pasear a Rufino, desear los buenos días en la oficina del Náutico a Rocío y Manuel, estaba yo tan tranquilo con mis bricolajes abordo y vaciando lastre para ir mas ligeros en la regata del sábado, cuando me llama Rocío, diciéndome que tiene a José Misa en la oficina preguntando por mi, con idea de salir a dar la vuelta a Ons, primero la tomé a cachondeo, pero viendo que lo decía en serio allí que me voy para escuchar personalmente la propuesta. Vaya que va en serio, José está decidido a salir a navegar, en el Bahía o en el suyo.

Como veo su firme decisión y tengo ganas de navegar con él, le pido media hora para arranchar el barco y ponerlo a son de mar, que lo tengo un poco revuelto de herramientas y pertrechos. Mientras tanto José se va a casa a preparar unos bocadillos.

Nos juntamos en el barco, cuando tengo ya todo listo. Como sigue soplando el Nordeste con intensidad y el Bahía se halla a sotavento del pantalan, el marinero nos ayuda en las labores de desatraque, que hacemos limpia.

Son las doce del mediodía cuando nos disponemos a izar la mayor fuera del puerto. José tiene que familiarizarse con presteza a la maniobra del Bahía las Islas, pero se le nota experto y rápido tenemos mayor arriba.

El viento está establecido del Noreste con una intensidad de F5, ponemos rumbo al torreón de la Ostreira, mientras preparamos las escotas para desenrollar el génova 105% que llevo montado en el estay, en cuanto se despliega y José lo caza, el Bahía acelera en toda su potencia, vamos a pasar por dentro de la marca roja, dejándola por babor, sabemos de sobra que el paso es franco y más con casi la pleamar que tenemos.

Al aproximarnos vemos que hay tres lanchas de mariscadores rastrillando el lecho marino en el mismo paso, hay margen para cruzar entre ellos, pero a menos de cincuenta metros el que está a nuestro sotavento, nos hace señas, José me avisa que hay una pequeña boya entre las dos lanchas, yo interpreto que ambas embarcaciones están unidas. Inmediatamente doy orden de virar, lo hacemos deprisa, sin preparar las escotas, lo que provoca un momento de gualdrapazos del génova, pero nada comparado a si enganchamos un cabo, aunque luego nos percatamos de que era el orinque del fondeo.

Nos alejamos un par de cables y volvemos a virar, ahora ya dejamos la Ostreira, reglamentariamente por estribor, pasamos entre las bateas y salimos a aguas libres en la ría. El rumbo que hacemos es casi un 200 y el viento en el canal ha rolado unos grados más al Este, lo tomamos al 120 de aparente, pienso e izar el spi, pero me aguanto un poco, llevamos una buena velocidad de 7 nudos y no estamos de regata.

José lleva la caña y comenta sorprendido de lo suave que se maneja, le comento algunas peculiaridades del barco y las mejoras que tiene para manejarlo en solitario.

Poco antes de tener la Isla Rua por el través, el viento ha bajado un poco, ya no se ven tantos borreguillos blancos, la velocidad también ha caído, yéndose el viento aparente más a popa. Ahora no me lo pienso y monto el tangón, saco el spi pesado y al través de Rua ya lo tenemos arriba, la corredera vuelve a los 7 nudos y el aparente de nuevo se sitúa en los 120.

Es un gusto navegar en este día perfecto, por la proa el torreón de Pombeiriño nos sirve de referencia momentánea, ya que las casi cuatro millas las hacemos en un periquete. El viento ha vuelto a subir un poco y el Bahía las Islas lo agradece poniendo el GPS por encima de los 8 nudos.

Con Sálvora por estribor ponemos ya rumbo directo a la Ons con intención de dejarla por babor. Comenta José, que el recorrido que vamos a realizar, es el mismo que el de la regata Carsa, en la cual tengo previsto participar, allá por el mes de Junio, este va a ser un buen entrenamiento para tomar referencias, seguro que más adelante lo volveré a repetir.

Al salir de la ría de Arosa, el viento se ha abierto un poco, hemos de bracear el spi para navegar un poco más de popa, seguimos yendo rápidos, disfrutando. A medio camino de la Isla, un pesquero que ya veníamos controlando con rumbo norte, nos maniobra para pasarnos por la popa, ninguna incidencia más en toda la navegación.

Son las dos de la tarde cuando estamos al través del faro de Ons, dos horas desde que izamos velas, esto si que es navegar, comenta José. Por mi parte es la primera vez que navego cerca de la isla por el Oeste, él la conoce bien, indicándome que no hay peligro de acercarse a la costa, solo en la parte sur de Onza, la punta de la Galera tiene un islote y una restinga, a la que debe de dejarse cierto respeto, también me comenta que con este viento no nos desventará la isla en ningún momento.

Ya hemos sobrepasado Onza cuando sacamos génova para preparar la arriada del spi, el viento se mantiene entre 15 y 18 nudos, la maniobra de arriado ha de ser lo más rápida posible para no tener problemas al recogerlo yo solo. Jose desde la rueda me va dando driza y yo con cierto esfuerzo lo meto en la cabina, no ha sido la arriada más limpia que haya hecho, pero al menos no se ha ido al agua.

Una vez controlado todo, me ocupo en trimar las velas para el nuevo rumbo de vuelta a La Puebla, hemos de volver ciñendo, si hemos corrido cuesta abajo, ahora toca remontar. No se ha equivocado Jose, en ningún momento nos hemos desventado, aunque tomo nota, que para la próxima vez, virar la isla de Onza he de hacerla más cerrada, calculo que hemos hecho más de media milla y eso en regata es muchísimo.

Ahora por la parte Este de Ons, en regata, es obligatorio dejar el torreón del Camouco por estribor. En tres bordos lo alcanzamos, el estrechamiento de esta zona hace arreciar el viento, vamos bastante forzados y excesivamente escorados, no dudo en tomar el primer rizo y quitar presión a la vela mayor, el Bahía lo agradece y Jose ha quedado maravillado con la facilidad y rapidez de la maniobra, el disponer del winche eléctrico, me ha facilitado las cosas a bordo. Son las tres menos cuarto, nos comemos los bocadillos que Jose ha traido y le relevo al timón

Alargamos el bordo hacia la ensenada de la Lanzada, para minimizar la ola provocada por el viento, en la siguiente virada ponemos proa a Aguiño, con este bordo de casi cinco millas penetramos en la ría, seguimos navegando rápido, con un buen ángulo de ceñida, no bajamos en ningún momento de los seis nudos y medio, da gusto como navega el Bahía, se nota la limpieza que le hice ayer.

Viramos cuando tenemos el canal del Grove por el través, en este bordo nos saltamos la baliza de los Esqueiros, que en la regata hay que dejarla por estribor, hoy continuamos por el canal que lleva al Grove hasta tener la Isla Rua por el través de babor, tres millas más y nuevo bordo, orzo todo lo que puedo porque la marea ha comenzado a descender hace ya un buen rato y si me descuido andaré muy justo para poder dejar Rua por babor, finalmente aprovechando los roles paso sin dificultades, otras casi cuatro millas.

Siguiente objetivo la señal roja de las Touzas, en esta zona las roladas son constantes, con variaciones de hasta 20 grados, continuamos el rumbo hasta la baliza verde del Ter, señal lateral en la isla de la Toja, el viento ha remitido un poco, por lo que la ceñida ha perdido unos grados.

Alcanzamos la zona de la Ostreira, señal roja que dejaremos por estribor, nos internamos en el campo de bateas y atravesamos por el paso de la Ostreira, una vez libres, abrimos un poco las velas, para recibir el viento a un descuartelar y arribamos a puerto a las 18,15h, seis horas y cuarto desde que salimos. Como dice Jose, una vuelta a Ons muy rápida

 

 

 inicio  anterior