ver fotos

Click para ver fotos

 

REENCUENTRO EN GALICIA

2009/03/13 viernes

Un complejo día del calendario anglosajón, es el que lleva mis pasos de nuevo a tierras gallegas para reencontrarme con mi querido Bahía. Atrás han quedado tres semanas de despedidas, y asuntos burocráticos, con lo que casi podo gritar que ya soy libre como el viento, atrás han quedado muchas de las cadenas con que la vida y la sociedad que nos toca vivir, nos ha ido lastrando, una nueva etapa que comienza con un simple pasito, ligero de equipaje, como decía Machado.

Parada obligada en Gijón a recoger una vela y comer con los amigos asturianos, también son días de despedida para alguno de ellos, como Javier, que inicia una nueva vida por Mallorca, al mando de un super yate

Prosigo la marcha hacia mi destino, tengo ganas del reencuentro con mi barquito, sentirme en su interior, mi casa, mi todo.

Cae la tarde cuando Rocío también me da la bienvenida, me siento bien en Galicia y como no iba a ser menos hay que celebrar el reencuentro con una buena tabla de pulpo y un vino del país en el mesón “Os Muiños” de Boiro.

 

2009/03/14 Sábado

Hoy he madrugado, tengo ansias por ir desembalando los pertrechos y elementos nuevos que he traído, en un momento el interior del Bahía se convierte en un bazar, se que no puedo guardarlo todo como debiera, porque la mayoría de los pertrechos se encuentran embalados en casa se Rocío, a la espera de embarcarlos en cuanto acabe la temporada de regatas, por el mes de Junio, entonces será el momento de organizar todo, estibando y clasificando los cientos de cosas que llevaremos en el viaje.

La mañana la dedico enteramente colocar las velas, primero el génova al que he colocado la banda solar, tengo ganas de ver como han hecho el trabajo y no he quedado defraudado, luego coloco la mayor de regata, qe utilizaré hasta el verano y luego quedará en tierra hasta años venideros.

La instalación de la mayor en el Bahía es bastante laboriosa para una persona sola, primero subirla encima de la botavara, luego colocar los pasadores en los  patines de rodamientos y por último modificar las cinchas de la galleta, ya que esta vela no se había colocado después de la modificación realizada en la carrilera del mástil.

Total me ha llevado colocar las dos velas casi cuatro horas. No da mucho de si la mañana hasta que llega Rocío, después de sus clases de patrón de Yate, para embarcar e ir a comer rumbo a Rianxo.

El día es espléndido, pero la ausencia de viento nos hace navegar a motor las 7 millas que separan la Puebla de la población rianxeira, acortando todo lo posible el recorrido, navegando entre las bateas de mejillones.

Atracamos a las dos de la tarde, en la cabecera de pantalan del club náutico, donde ya lo hemos hecho otras veces y nos dirigimos 0 Taberneiro, un típico restaurante junto a la lonja de pescadores. Las raciones de pulpo de lo mejorcito que se encuentra por la zona, si se llega en fin de semana, acompañado, como no, de una buena  jarra de vino del país.

Satisfechos, después de una buena sobremesa a la sombra, decidimos irnos a fondear, en la misma ensenada de Rianxo, junto a la Punta del Capitán, un agradable lugar de buen fondo a 4 metros. Pero no siempre las cosas son como uno piensa e incomprensiblemente se ha levantado un viento del Norte de 20 nudos, que nos haría incomoda la estancia en el fondeo, así que no lo pensamos mucho y vamos a aprovechar para desplegar velas, aunque decido solo desenrollar el génova, hay que preservar en lo posible la mayor para la competición.

A pesar de solo la vela de proa el Bahía se mueve rápido, pensaba que la inactividad de tres semanas le hubiera pasado factura, con suciedad en el casco, pero no, 7 nudos es una buena marcha para tan poco trapo.

Rocío lleva la caña como una experta skipper en sus primeras prácticas con viento, hasta le ha cogido gusto a la velocidad, nos cruzamos con algunos barcos del club y no la reconocen en su faceta de navegante.

En las postreras horas de la tarde, un último bordo y enfilamos al náutico, hemos disfrutado, más incluso que si hubiéramos estado fondeados como pretendíamos y ya amarrados en el pantalan, con una cervecita, acompañamos el ocaso del sol tras los cerros de la Curota.

Aún me quedan ganas de un último trabajilo; tenía ganas de colocar un mapamundi en la cabina, donde con un vistazo hacernos a la idea de lo pequeño que es este nuestro planeta, no he tardado en hacerlo dando colorido al interior con los cinco continentes.

 

2009/03/15 Domingo

Hoy de nuevo vamos a aprovechar el día de verano que nos espera para ir a comer a alguna de la infinidad de calas que salpican la geografía arosana, pero  como me gusta madrugar, tengo bastante tiempo para acometer alguno de los trabajos de la larga lista por realizar.

Me urge instalar la antena de Atlantic Source, con la cual se nos podrá seguir día a día, mediante un enlace en la página web del Bahía, allá donde nos encontremos, así mañana lunes llamaré al contacto que tengo, para que me de el link y poder ponerlo en la página web.

Una hora me ha llevado la instalación, no tiene más complicación que meter el cable de alimentación, desde la popa hasta las baterías, aunque hay muchos recovecos.

Rocío llega puntual a las 11h, tal como habíamos quedado, sin tardanza soltamos amarras, la brisa del Norte se mantiene, aunque unas nubes altas no perturban el espléndido día dominical.

Hoy si saco la mayor de su funda, hacía tiempo que no navegaba con esta vela, desde los tiempos de regatas en Valencia. Nada más desplegar el génova, la potencia no se hace esperar en dar respuesta y el Bahía coge impulso rumbo al centro de la ría, tengo ganas de probar en la próxima regata del día 28, la configuración de esta mayor con el génova de carbono.

Navegamos hacia la salida de la ría, Rocío me comenta que sería bueno ir a fondear en la playa de la Corna, junto al puertecillo de Palmeira, como no conozco el acceso, conecto la carta en el ordenador y cuando tengo imagen antes de llegar a la isla Rua orzamos, con Rocío a la caña, que desde ayer le ha cogido gusto a timonear, y enfilamos el campo de bateas que se interpone en el acceso.

Como con el viento de través llevamos una velocidad por encima de los 7 nudos, poco a poco voy reduciendo potencia, enrollando el génova.

La playa es franca, excepto en la parte norte, que tiene unos arrecifes a flor de agua que solo velan en media marea, por lo demás por el centro, se accede  sin problemas. Largo el hierro en 6 metros, veinte metros de cadena son suficientes para aguantar los 12 nudos de brisa, se agradece al dulcificar el tórrido sol y parece mentira que aún nos encontremos en invierno.

Como se preveía con las primeras horas de la tarde, la brisa ha ido descendiendo en intensidad y antes de que desaparezca del todo, levantamos el fondeo, queremos aprovechar la navegación todo lo posible, en loque queda de tarde. Cruzamos un par de veces la ría y con una tenue brisa nos acercamos al puerto de la puebla, esta vez he de llevar personalmente la caña para poder hacer andar al Bahía y no arrancar el motor hasta el momento de arriar velas.

Entramos a nuestro amarre, Jacobo, el marinero del club, ya nos espera con las amarras en la mano, comenta que somos fácilmente reconocibles por los gallardetes de los foros que ondean en la driza de señales.

Fin de semana espléndido, de los que hacen afición, para los que se aventuren a dar sus primeros pasos en el mundillo náutico.

 

 inicio  anterior